De la rabia a la compasión

Vivimos en un mundo en el que funcionar en piloto automático es lo habitual, es por ello que, ante determinados estímulos que nos generan incomodidad, nuestra respuesta suele ser de irritación, rabia o enfado. Y es entonces cuando la razón se encarga de que eso que sentimos tenga cuantas mas justificaciones mejor. En el momento en que eso sucede se hace complicado que alguien consiga que nos apeemos del burro. ¿Te suena?

Lo peor de esta situación no es el hecho aislado en sí sino que ante circunstancias parecidas acabamos reaccionando de la misma manera. Al final esta respuesta automática se convierte en nuestra manera de ser debido a la falta de conciencia de lo que está sucediendo y al desconocimiento de que existen otras alternativas de respuesta.

Hay que tener en cuenta que estos automatismos pueden tener consecuencias negativas para nuestra salud ya que aumentan el nivel de cortisol en sangre pudiéndonos llevar a una situación de estrés permanente.

Es por ello que te comparto 5 tips que te pueden ayudar a mantener la calma:

  • Persistencia y paciencia: En la mayoría de casos llevamos funcionando de esta manera muchos años, no se puede pretender cambiar de la noche al día. Tratate con cariño, no te fustigues si no lo consigues a la primera de cambio y aprende de la experiencia.
  • Practica, practica, practica…: Puede que la primera vez funciones de la misma manera de siempre, si te has dado cuenta de ello ya es un gran paso. A continuación puedes hacerte la siguiente pregunta…La reacción que he tenido…¿que consecuencias positivas me ha aportado?
  • Una vez tomes conciencia de que una situación te está provocando pensamientos negativos haz una pausa y respira profundamente varias veces para evitar entrar en un bucle emocional incomodo.
  • Acepta el hecho que se está dando como una oportunidad para tu propia evolución personal.
  • Teniendo en cuenta que todos somos únicos, especiales e irrepetibles… pon el foco de atención en esa parte admirable de la otra persona y cultiva la compasión adentrándote en su experiencia de vida y en las heridas emocionales que esta le ha ocasionado.

Una vez efectúes los 5 pasos y consigas reaccionar de una manera diferente por primera vez tendrás la evidencia de que tu estado emocional nada tiene que ver con el que resultaba de aquellas reacciones inconscientes. A partir de aquí tu eliges:¿automatismo o compasión?

¿Te ha gustado? ¿Te parece útil? Compártelo a través de tus redes sociales o envíaselo a aquellas personas a las que creas les puede interesar. Gracias.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *