El rey la peste

Un rey árabe atravesaba el desierto cuando de pronto se encontró con la peste. El rey se extrañó de encontrarla en aquel lugar:

– Detente, peste, ¿a dónde vas tan deprisa?

– Voy a Bagdad- respondió entonces ella- Pienso llevarme unas cinco mil vidas con mi guadaña.

Unos días después, el rey volvió a encontrarse en el desierto con la peste, que regresaba de la ciudad. El rey estaba muy enfadado, y dijo a la peste:

– ¡Me mentiste! ¡Dijiste que te llevarías a cinco mil persona y murieron cincuenta mil!

– Yo no te mentí- dijo entonces la peste– Yo sesgué cinco mil vidas… y fue el miedo quien mató al resto.

 

El miedo es una emoción primaria que se manifiesta cuando nos sentimos en peligro o amenazados. El miedo nos avisa, nos cuida y nos protege. Hay dos tipos de miedo, el instintivo y el racional. La mayoría de veces lo sentimos, no porque exista un peligro inminente, sino porque nuestros pensamientos nos secuestran creando todo tipo de escenarios.

Cuando detectes que la emoción del miedo te ha venido a visitar, para, respira, ábrele la puerta y presta atención al mensaje que trae. A continuación pregúntate… ¿en este momento existe una amenaza real? ¿o tan sólo son mis pensamientos haciéndome propuestas de lo que puede ocurrir? A partir de ahí tú decides si te dejas atrapar o los dejas pasar.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *