El discipulo y el maestro

Hay una historia preciosa de un hombre que se estaba muriendo. Junto a él estaba su maestro, alguien que había actuado como su mentor durante muchos años. Gracias a sus enseñanzas, había ido progresando en sabiduría y amor. Su vida dio un vuelco en el momento en que lo conoció, ya que vio lo que hasta ese momento le había estado velado. A pesar de que, como consecuencia de aquella transformación, el hombre había sido un benefactor para muchos otros, no lograba alejar de su corazón una tremenda tristeza que le embargaba en los momentos finales de su vida.

-¿Qué te ocurre?- le preguntó el maestro.

-Maestro, me embarga una tristeza insuperable.

-¿Es acaso miedo a la muerte?

-No, maestro, no tengo miedo a morir. Porque gracias a ti he comprendido el verdadero sentido de la muerte, una verdadero renacer.

-¿Qué es, pues, lo que te ocurre?

-Maestro, no puedo perdonarme todo el daño que hice hasta que te conocí. Ni todo el bien que haya podido hacer estos años en los que haya permanecido a tu lado pueden apartar de mi corazón las nubes de la tristeza y la amargura.

El maestro entonces sumergió a su discípulo en un profundo sueño, en el cual aparecía un niño en medio de un museo. Aquel lugar estaba lleno de obras de excepcional valor; cuadros, esculturas, piezas de la más exquisita orfebrería. En una esquina de aquel museo había una brocha, un cubo con pintura negra y un martillo. Aquel niño pequeño se acercó, cogió la brocha y el cubo de pintura, y empezó a poner aquella negra pintura sobre los cuadros, hasta que quedaron irreconocibles. Después cogió el martillo y golpeó las esculturas hasta que quedaron completamente mutiladas. Finalmente el niño disfrutó viendo como aquellas maravillosas piezas de orfebrería se rompían en mil fragmentos al caer al suelo. Entonces, el maestro sacó a su discípulo del sueño y le dijo:

-Es cierto que el niño de tu sueño ha causado un enorme daño y, sin embargo, el daño no ha sido causado por su maldad, sino por su ignorancia. Si puedes, por una parte, rechazar sus actos y, por otra, perdonarle por su ignorancia. ¿Por qué no haces eso mismo contigo?

En aquel momento el discípulo comprendió y, al perdonarse a sí mismo, encontró por fin la paz interior.

Reinventarse. Mario Alonso Puig.

 

¿Has sentido culpa alguna vez? ¿Cuanto tiempo te ha durado ese sentimiento? ¿Que comportamiento concreto te ha llevado a sentirla? ¿Cual fue la intención positiva que te llevó a comportarte de esa manera? ¿Que aprendizaje te llevas de la situación?

Tu no eres tus actos, eres mucho más que eso. 

Yo me perdono. ¿Y tu?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *